Crónica del 1er trimestre curso I


Con este fin de año 2014, aprovechamos para hacer la crónica de lo que ha sido este primer trimestre del curso Maushaus. Este año tenemos dos grupos de estupendos arkitxikis que con su habitual entusiasmo vienen al taller todas las semanas a compartir, construir y aprender sobre el habitar y sus diferentes materiales y formas. Durante estos talleres, nos hemos fijado en los lugares dónde viven algunos animales, que no necesitan casi nada para resguardarse, dependiendo del clima, una sombra puede valer!. Algunos, más sofisticados en sus necesidades, construyen con asombrosas geometrías y formas. Los primeros humanos que habitamos el planeta, les imitamos y buscamos esos refugios en la tierra y sus rocas, para después salir a buscar alimentos y climas más amables a otras tierras, llevándonos a cuestas nuestro hogar.
En estos tres meses, hacemos una pausa en el camino en la historia del habitar humano, para aprender algunas técnicas que utilizamos para idear y representar la arquitectura. Hablamos de los cortes o secciones, a la manera de un gran cuchillo que corta nuestras habitaciones desvelándonos su interior. Buscamos tesoros escondidos en los planos, y elevamos esos dibujos "vistos desde arriba" para darles su tercera dimensión. La maqueta, como expresión de la realidad en miniatura, nos ayuda a entender el espacio, incluso a jugar con él.


Ver + fotos aquí

En nuestro particular teatro de sombras aprendemos a fijarnos en las escalas, las luces y sus transparencias de color, contando historias de la calle y sus curiosos habitantes. Con todo este conocimiento aprendido, y armados con metros, cuadernos y lápices, croquizaremos ese espacio que ellos conocen muy bien, su habitación, su primer habitar, para luego construir entre todos una pequeña casa de muñecas.
Terminamos esta serie de talleres con el conocimiento de los materiales, experimentando con sus capacidades de construcción y ensamblaje. Como en el cuento de los tres cerditos, probaremos a construir rápidamente con el ligero bambú y probaremos después con el hormigón, que nos proporcionará infinitas posibilidades de formas moldeadas a placer. Muchos materiales pueden servir para construir. En nuestro planeta, encontraremos abundantes técnicas tradicionales de construcción, de las que hay mucho que aprender!
Pues bien, nosotros para despedir el trimestre de una manera más glotona y navideña, echamos mano a nuestras galletas de la merienda para construir esos rascacielos infinitos, que quizás como alguno decía, hagan cosquillas al cielo!
Feliz año a tod@s!!

Etiquetas: , , ,