Taller 34_Tree houses.



En general, la naturaleza tiene unas maneras de dejarse habitar más orgánicas que las arquitecturas que le imponemos habitualmente. Los animales tratan con sus moradas efímeras, de superar la vida, en un medio arisco, volviéndolo propicio para ella. Incluso ante la adversidad de una inundación, por trombas de agua, como en Sidht, Paquistán, los animales son capaces de inventar o reinventarse su vivienda en nuevas combinaciones colectivas, que acrecentan incluso sus capacidades de caza, del famoso mosquito de la malaria, que ve mermar su número, en beneficio de los humanos.


Nosotros, un año más cerramos un círculo, con este taller, de casas en los árboles, y en una vuelta a la naturaleza, nos acordamos del artista Nacho Carbonell, para pensar en adoptar esas estrategias arácnidas de habitación, que les permite a algunos animales, hasta atravesar los estadios inimaginables de sus metamorfosis y pupaciones, en pequeños espacios tomados en préstamo a la naturaleza.


Salimos alegremente del taller con los arquitxikis, hacia los parques, para encontrarnos con un límite de San Sebastián, donde coexisten la ciudad y la naturaleza, y donde todavía el ciclo de la vida sigue su curso, y una gaviota, ajena a nosotros, puede hacer peligrar la vida de un pato, por pura supervivencia. Ayer fuimos al parque de Egia y enrecintamos una superficie, que resultó, después de trabajar en los laureles como verdaderos insectos, un buen nido donde pasar agusto las horas.
Etiquetas: , , , , , , ,