Crónica del 2º trimestre del curso I


Estos meses de invierno, tras explorar los espacios del hogar, con sus rincones y colores, hemos abierto la puerta de nuestra casa para explorar ese gran árbol urbano que es el edificio en el que vivimos. Hemos descubierto que nuestro techo es el suelo del vecino de arriba, que junto a nosotros tenemos a esa vecina que nos saluda en el ascensor, en fin, que vivimos pues como las abejas, en un gran panal que es nuestra comunidad. Sólo fijándonos en esto y en las posibles relaciones que se generan entre los espacios, nos daremos cuenta de la cantidad de lugares que compartimos con los demás y hacen que tu casa + su casa = nuestro edificio. Escaleras, ascensores, patios, tejados e instalaciones se convierten en un gran organismo que hacen posible un hogar para tod@s en la ciudad.

Comenzamos pues con el taller "vivir en comunidad", y la construcción de un panal de abejas, fijándonos en la geometría del circulo y su inevitable conversión en hexágono al "apelotonarse" unos habitáculos con otros. En los edificios de nuestras ciudades, construimos este panal con formas rectangulares, que posibilitan un habitar más acorde con nuestro mobiliario... Así pues durante varias sesiones trabajamos la construcción de una comunidad de hogares, en las que investigamos estos aspectos relacionados con el espacio y las personas que lo habitan. Construimos escaleras para comunicarnos, jugamos con el agua y la electricidad (sin mezclarlas!!), dándonos cuenta de lo preciadas que son y de que ambas, fluyen por las venas de nuestros edificios.


Los talleres posteriores, los dedicamos a asimilar el edificio con diferentes aspectos humanos. ¿Para que sirve un sombrero? ¿y un vestido?, con estas preguntas comenzamos una serie de ejercicios en los que las cubiertas se convierten en hermosos sombreros para resguardarnos de la lluvia, pero también para poder broncearnos al sol en forma de tropicales terrazas. La arquitectura textil, nos hace fácil el símil del abrigo cómo expresión mínima de la arquitectura, permitiéndonos jugar a construcciones en forma de vestido o vestidos con forma de tienda de acampar.
Dibujando árboles como edificios o tendiendo la ropa en saliendo al balcón, hemos disfrutado de estas tardes de invierno con los arkitxikis que nunca descansan!, bueno..., ahora si que toca. Felices vacaciones a tod@s y hasta la vuelta!!

Etiquetas: , , ,