Utokiak // Aulkiak


A partir de las experiencias anti-artísticas, (de A.Bretón y sus dadaísmos, en los años veinte del pasado siglo XX), para la liberación del arte en las calles de Paris, frente a las galerías, nace en Europa una extraña y creciente necesidad de mezclar irremediablemente lo familiar con lo desconocido. Los actores dadaístas con sus excursiones exploratorias a lugares anodinos de la ciudad, provocaron a través de sus derivas, un cambio en la mirada de las vanguardias que trasciende el sentido de las propias obras artísticas. A estos les seguirán los situacionistas, en los sesenta, o los Punkies en los 80. El contraste psicológico que nos producen los no lugares, con los trozos icónicos y fragmentarios de las ciudades históricas, así como el valor impactante y revelador, que cobran estas actuaciones artísticas en el no lugar, sumados al carácter mega-posibilístico de estos fragmentos desconsiderados de ciudad, generan con la intervención específica del happening en estos ambientes, situaciones de micro-libertad, entendidas como actos de micro-rebeldía al sistema operativo, (poner a secar unas algas bajo un puente, por ejemplo...) 
Y sin embargo, a pesar de la aparente libertad que reina en estos lugares extraños de la ciudad, todos ellos contienen trazas de un pasado más glorioso y encierran multitud de fantasmas que suelen ser revelados a partir de relatos, fotografías de los lugareños, etc. siendo estas, capas de información del pasado que pasan desapercibidos a nuestro alcance, pero que podemos intuir y reconocer. Y paradójicamente o al contrario, la nueva ciudad, con sus espacios bien definidos y acotados, encierra enormes vacíos urbanos, muy a pesar de la vigencia de sus normativas y permisos, la ciudad contemporánea, contiene en si misma la esencia del no lugar.



Con el taller Aulkiak/Sillas, nos propusimos activar pequeños espacios del barrio de Loyola, ayudados por l*s niñ*s y su imaginación, creando los elementos para un simbólico juego de cine al exterior. El taller consistió así, en la creación individual de sillas, para un pequeño aforo y la elaboración colectiva de una gran pantalla animada, que trasladamos desde M_enea hasta las inmediaciones del barrio, buscando de una parte hacer reflexión crítica de nuestra urbanidad, y de otro desvelar a l*s nin*s las posibilidades inmediatas de los entornos desconsiderados de la ciudad de los adultos. Nuestras conjeturas en torno al taller se vieron superadas por la propia realidad, y cabe reseñar la influencia extraordinaria que tienen este tipo de experiencias colectivas, a la hora de desdramatizar y repoblar con juego infantil, ambientes enrarecidos de la ciudad libre, al igual que son capaces de borrar actitudes dudosas de algun*s ciudadan*s, que inmediatamente rectifican sus conductas por contagio positivo con la infancia!
Estamos encantad@s y super agradecid*s al colectivo M-Etxea, que nos han mimado e invitado al corazón de su hogar (M-Enea)con su proyecto Utokiak y a l*s niñ*s, que hacen que lo sientan como propio y con sentido, algo muy alejado del no-lugar!


Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,