Crónica 2º trimestre curso I


Lo visto y lo no visto de la arquitectura, se trata en el segundo trimestre del curso maushaus. Los huecos, las fachadas, los cimientos en el underground, los patios y las cubiertas, cerraron el estudio de lo doméstico y nos anticiparon el terriotorio de lo común, que son las calles y las tipologías que las habitan y nos aguardan.
Antes, sin embargo, repasamos de modo lúdico, la tipología textil de los nómadas del desierto como alternativa al inmovilismo del vivir en ciudad, y jugamos también con los límites de la primera tipología arquitectónica que dominan y que es la escuela.
Como en una historia de los barbapapás, donde se recrea una nueva escuela, aprovechando al máximo las potencialidades de l@s niñ@s y surgen de ell@s naturalmente diversos espacios apropiados, para desarrollar materias interesantes y desconocidas hasta ahora, en la escuela regular, en Maushaus comenzamos nuestro relato de la escuela, con un único elemento nuclear y primordial que es un árbol de sombra.
El árbol es entendido, como el primer elemento capáz de brindar el contexto apropiado para la comunicación sensible entre unos y otros. Él, es el que pone patas arriba, no sólo la posición de maestro alumno, sino también, la actual configuración de líneas de canchas deportivas, en los patios colegiales. Él es el hito, que incorpora automáticamente a la imaginción de los más pequeños y sus elementos de juego. Cuerdas de escalada, columpios, bichos, bicicletas, cabañas y demás ensueños, surgen de la nada, para habitar el árbol, que a la par, brinda generoso sus ramas, y dibuja de nuevo, las viejas líneas sinusoides, de su sombra sobre el patio. Al rededor de él y contenidas en pequeñas células cilíndricas, elaboramos con l@ arkitxikis, el lugar donde desarrollarían su materia favorita, como la paleontólogo/robótica... la suma de todas estos espacios alrededor del árbol propicia un conjunto de escuela donde interior y exterior suceden a la par, donde el aprendizaje y el juego se confunden divertidamente.


ver + fotos aquí
Siguiendo con el relato del trimestre, os avanzábamos, que ha girado con sus talleres semanales, en torno a la volumetría general de las manzanas de ensanche y su especial relación con la luz.
Al revés que en las peores pesadillas de Peter Zumthor, con los muebles de fondillo de DM del Ikea, o en las visiones aéreas del propio Enric Miralles, temeroso de entes omniscentes, que todo lo ven y conocen las cosas reales y posibles de tu quinta fachada, nuestr@s tallerist@s, disfrutan felices ya, de esa capacidad de abstracción, necesaria para ser conscientes de la volumetría compleja que entraña una vivienda colectiva en el entorno urbano. Para ello ha habido que incidir en los mil y un filtros que requiere una ventana para acondicionar una hueco en una fachada, o estudiado la bondad lumínica de integrar patios en los bloques a partir de una determinada profundidad y su relación con el astro rey... en fin, que hemos intentado devolver, con nuestro proceso, a la manzana donostiarra hacia la lógica de su implantación correcta, en orientación y cota, hacia la comprensión de su naturaleza, y alejarla de la brutal dimensión especulativa que arruina su lógica, y aprender a querer tu ciudad sin contemplaciones!!
Gracias arkitxikis, y hasta muy pronto!!

Etiquetas: , , , , ,