En el jardín de los secretos



A principios del mes de Junio, tuvimos la enorme oportunidad de participar en el programa Ciencia al descubierto que organiza el museo de la ciencia de Sevilla y que coordinan magistralmente nuestras compañeras de Cuarto Creciente Arquitectura. Se trata de un proceso de participación para diseñar el entorno exterior de La Casa de la Ciencia sita entre los jardines de MªLuisa y los pabellones de la exposición Iberoamericana de 1929. El Museo que tiene sede en el Pabellón de Perú y tras casi un siglo desde su inauguración, comienza ahora un periodo de reflexión acerca de su identidad, tratando de acercarse más al público, ampliando y mejorando su relación con las visitas, desde la recualificación e inclusión de su propio espacio exterior, que aspira a incorporar ejemplarmente la naturaleza hasta convertirse en un gran jardín unitario, con diversas zonas de carácter distintivo, donde descubrir y disfrutar la ciencia y la vida. 
Para todo ello, se han desarrollado dos fases de proyecto que incluyen primeramente el proceso de participación, con la inestimable ayuda de los visitantes y los propios usuarios del centro, y una segunda, que acabará dando calidad y sentido a una propuesta técnica, a partir de los criterios de un verdadero equipo interdisciplinar, al que se sumarán expertos en áreas como el paisajismo, el patrimonio, la pedagogía, la arquitectura,... hasta dar lugar a una respuesta muy rica y bien equilibrada.

ver + fotos Aquí
Nosotr@s viajamos a tierras del Sur, en la primera fase del proceso, con la maleta llena de ilusión y alguna que otra sorpresa para detectar las querencias de los más pequeños, con los que intervinimos en un taller en dos días al que llamamos, "En el jardín de los secretos". Y así lo llamamos porque los jardines a explorar, circundan y tienen siempre como telón de fondo, las fachadas del pabellón de Perú, que es un edificio que esconde desde su concepción, los grandes tesoros y enormes secretos que los conquistadores no lograron arrebatarles, y que más allá del famoso oro peruano, toman forma de trazados geométricos y números aúreos que lo regulan todo. Así, al construir la maqueta que sirvió de base para nuestra aportación, se nos fueron poco a poco revelando, curiosas lecturas y conexiones íntimas del edificio, que habla con las geometrías puras de las antiguas culturas de Perú y de su culto a las divinas estrellas. Basta decir que para dibujar el edificio completo desde Donosti, sin poder tomar medidas in situ, bastó con comenzar incluyendo en la fachada principal, las geometrías de la puerta del sol de Tiwanaku, con las que desarrollamos precisamente todo el envoltorio del edificio sin apenas dudas!

ver + fotos Aquí
Así pues, durante el intenso e inolvidable fin de semana que permanecimos en la ciudad de Hércules, desarrollamos nuestro pequeño conjunto de acciones y reflexiones, que ayudaran a esclarecer el punto de vista infantil en torno al exterior del edificio, con un grupo de niñas y niños de las inmediaciones sevillanas. Mediante breves explicaciones y alegres mapeos sensoriales al exterior, fuimos informando y conociendo el jardín de los secretos; tomando muestras y afinando la sensibilidad, para en una segunda sesión desgranar sus deseos y recrear en maqueta sus ideas en torno al museo. Todos los resultados y los procesos pueden ser contemplados, gracias al afán de transparencia y el esfuerzo ímprobo de nuestras amigas de CuartoCreciente, que van actualizando cada paso que se va dando y que os aseguramos, están garantizando un resultado bien participado e inclusivo, como no estamos acostumbrados a disfrutar aquí. Desde Maushaus aprovechamos para dar nuestra enhorabuena a todo el colectivo participante y para agradecer nuestra presencia en Sevilla, que como dijo aquél, es pura maravilla!!

Etiquetas: , , , , , , , ,