curso I_3ª Crónica



Por fin llega el parte de los últimos talleres, para tod@s aquellos que nos venís siguiendo. Después de chuparnos los dedos con "cookie town", nuestra manera urbana de rendir un homenaje a la ciudad de la forma más dulce posible, empezamos a adentrarnos en el organismo interno de los edificios que habitamos. Queremos mostraros así, los procesos del primer curso, que tienen mucho que ver con las cosas invisibles que acompañan al habitar doméstico. Después vendrán, los talleres "vivir en comunidad", "be water" y "tximistak eta trumoiak", que tratan el abastecimiento de agua y la electricidad y por último, "roots" que se adentra bajo el suelo, allá donde habitan los cimientos y las raíces, y de lo que vemos en superficie.


Cookie town es una reflexión pequeña sobre las arquitecturas modulares, recubierta de mucho azúcar y mucha chuche. Este taller la arquitectura repostera, pone a prueba la paciencia de los arkitxikis y su autocontrol, dado que el aglomerante de Icing es algo lento en fraguar y la tentación de atrapar las chuches mientras tanto, es grande. Para no llegar al caso de la famosa casita de Hansel y Gretel, aislada en lo más profundo del bosque, proponemos crear los caminos de antemano en nuestro territorio de mesa, previo a la construcción de esta dulce arquitectura comestible. De este modo y con este recuerdo azucarado, nos despedimos de los niños antes de la navidad, época por cierto de las construcciones de galleta de genjibre en muchos lugares.


De vuelta de las vacaciones, comienzan los talleres que introducen la mecánica de funcionamiento de los edificios. Toda la compleja red de abastecimiento y evacuación, queda oculta a los ojos de las personas, y por ello la curiosidad en torno a estas cuestiones es mayor. Con el agua sucede algo curioso, que es que siempre acaba cerrando su ciclo. Con mayor o menos complejidad, con más o menos estaciones intermedias de filtros y bombeos, las aguas siempre llegan a su cauce y los txikis lo saben! Sin embargo al entrar en nuestros edificios, el recorrido del agua escapa al ojo y nosotros vamos a seguirle la pista. Para ello se establece, en un primer taller una arquitectura comunitaria de bloque de viviendas, al que poder acometer todas las instalaciones.


La visualización de dichas instalaciones, tiene además de bueno, el que nos permite tratar con un arte propio de la arquitectura mudéjar, que es el de los coloridos y vernáculos azulejos. La herencia de persépolis, sigue viva en nuestro mundo actual y aunque muy simplificadas, las piezas cerámicas actuales siguen teniendo todas la propiedades de los originales. Son estancas al agua, siguen reflectando la luz y siguen teniendo un cierto carácter ornamental, y tal vez nuestra aportación no haya sido mas que normalizar sus dimensiones. Y como no hemos inventado la pólvora mojada, nosotros nos dedicamos con mimo a alicatar nuestros espacios, a trabajar con mallas de diferentes tamaños, a instalar los aparatos, conectarlos a una red y no parar de echar agua hasta llenar nuestro depósito de aguas grises, como producto de mucha interacción con el líquido elemento.


De la elctricidad, hablamos parecido que con el agua, incluso a veces haciendo una explicación de fluidos que se acomoda más a sus niveles de conocimiento actuales. Pero, para arrojar algo de luz en el asunto, nos remontamos a la verdadera naturaleza de la electricidad domesticada, que viene del ámbar griego y su famoso electrón. Frotando elementos susceptibles de carga, imanamos agujas para hacer la brújula, electrizamos globos con lana y bolis bic para la magia de los papelitos magnéticos!


Y para honrar no sabemos si a Tesla o a Edisson, se celebra este invento de la corriente eléctrica, con un taller que no pretende eclipsar al gran sol sin homenajearle. Hemos logrado graduar mediante filtros sucesivos en nuestros huecos de fachada, la incidencia de los rayos, cuando son excesivos, guardamos pasivamente su calor, incluso nos aplicamos baños de sol, pero de noche le hemos substituido, haciendo nuestras jornadas más largas y productivas, que las antiguas ligadas a la luz del astro rey. ¿Será bueno esto de progresar y separarse de los astros?


Por último, concluimos la crónica de talleres con uno que especialmente nos gusta y del que estamos orgullosos, roots! Este juego de árboles y edificios, conlleva meterse bajo las mesas, pensar en qué aquilibra a los seres desprovistos de movimiento, cómo crece un ser vivo como el árbol y cuales son sus leyes fundamentales de crecimiento. Repasamos a viejos amigos como Leonardo da Vinci o al inmenso Munari, que nos cuentan cómo crecer las ramas, cómo representar sus formas... es un ejercicio que nos habla de equilibrio, de la conexión íntima con la naturaleza y que nosotros quisimos, una vez, regalaros a todos en forma de artículo en nuestra revista de arquitectura Amag! Tratad de hacerlo, es hermoso!!

Etiquetas: , , , , , , , , , ,