curso II_3ª crónica


Con esta serie de talleres, seguimos avanzando nuestra programación del curso, en base al estudio de la obra de los maestros de la Bauhaus. La manera colectiva, en la que abordamos estos trabajos, difiere de la concepción autónoma de sus autores. Aun y con todo, los procesos de taller no desmerecen al original, y los arkitxikis se sumergen en las diferentes técnicas de creación, y conocen de primera mano, la manera en que estas hermosas obras fueron concebidas.  Tratamos de hacer hincapié en el estudio de esta escuela alemana de principios del siglo XX, porque entendemos que nosotros, somos los herederos de los procesos de diseño y arquitectura que ell@s iniciaron, y que pueblan el imaginario colectivo con sus todos sus tubos cromados, textiles de ensueño y demás. El camino iniciado desde la Bauhaus hacia la abstracción es un fenómeno que nos apasiona, y las obras derivadas de el nos cautivan. Ell@s están, aun hoy, de actualidad en los procesos industriales actuales y nosotros en maushaus les rendimos homenaje y les devolvemos agradecidos su trabajo de un modo infantil. La Bauhaus vino para quedarse!


El primer homenaje fue para Hirschfeld Mack. Estudioso de la forma y del color, el maestro de las formas en movimiento nos condujo a las teorías del color. Ludwig creó instrumentos de música y luz, con los que creó sus Color Light Plays convirtiéndose en un pionero de la cinética, antes del propio cine. Nosotros nos divertimos jugando a recrear sus mezcladores ópticos, que modulan el color, girando a la manera de las peonzas, y que creó para sus seminarios en los veinte. Graduando mezclas, rellenando sectores, y girando y girando nuestras ruedas de color, saltamos a la teoría de Albers y la interacción entre los propios colores.


El maestro Albers, ya era profesor de primaria antes de incorporarse como profesor del curso preliminar con Moholy-Nagy. Seguirle a Albers, lleva a una concepción del trabajo con materiales simples, con herramientas sencillas y en definitiva a una economía de material, esfuerzo y tiempo! Así pues, armados con tijeritas y algunas hojas de papel, durante el final del taller, empleamos nuestras energías en crear armonías de color en base al cuadrado de Joseph. Precursor de un minimalismo extraordinario, se dice que el maestro influyó en los artistas Pop y Op de los sesenta, pero damos fe de que avanzó más allá del siglo!


Una de las técnicas que animan a seriar una obra es el linograbado.  Mediante un proceso de pensamiento en negativo y el empleo de gubias y planchas tiernas, es posible acceder a la repetición de una forma sin mucho esfuerzo. Para mostrar esta técnica a los arkitxikis, propusimos un juego inventado por los surrealistas, que es el cadavre esquisse. Cada jugador dibujó un cuarto del total sin conocimiento de que habían dibujado sus compañeros, y a su vez este generó otro fragmento hasta completar el papel. La temática fue urbana y el resultado, como siempre, en este juego, inimaginable y risible.


Kurt Switters, se coló en este trimestre Bauhaus por mérito propio. A través de sus Mertzbau, desarrolló ampliamente las técnicas del collage y desarrolló obras vivas, a las que el tiempo y el esfuerzo del artista deformaban sin fin. Solo el fuego arruinó repetidamente sus esfuerzos creativos. Emulando su técnica de encolar objetos heterogéneos en el lienzo, nosotros nos esforzamos por integrar en nuestras composiciones 2+1/2D, elementos de la vida cotidiana, y el arte en ella.


Por último, llegó el momento de un taller, que tiene como base, la construcción de un juego en si mismo. El famoso ajedrez de Josef Hartwig. El ajedrez contiene en si mismo unos niveles de abstracción altísimos y contiene conceptos de territorio, de límites y normas, de representación de una sociedad, etc., que lo hacen un juego apto para el desarrollo y la comprensión del mundo en el que vivimos. Hartwig, fue más allá de lo poco figurativo que le queda al juego, e hizo su apuesta por representar las leyes que afectan a las figuras, y en concreto sus leyes de movimiento para crearlas. Retomando este concepto, simplificamos aun más sus figuras homogeneizándolas en forma de cubos, a los que caracterizamos según su manera de moverse en el tablero. Los arkitxikis conocen las reglas del juego y ensueñan con más fidelidad que nosotros, con ese mundo de reinas oscuras y caballeros en armadura. Es por ello que se convierten en ideales contrincantes del duelo de reinos de ajedrez, para los mayores. La semana que viene jugaremos y perderemos, tiempo al tiempo!

Etiquetas: , , , , , , , ,