Fabrika!


A pesar de la enorme labor filantrópica, que llevaron a cabo algunas empresas guipuzcoanas en plena industrialización de los albores del siglo XX, con la promoción de viviendas económicas para sus trabajadores en entornos ideales y cercanos a los nuevos signos y standares de la modernidad, podemos asegurar, que si existió un laboratorio para la experimentación de la plasticidad y el moldeo del hormigón armado, no fue precisamente la vivienda.

Tal vez la expresividad del pétreo material armado, sólo encontró sus posibilidades manifiestas en la arquitectura fabril y en la espacialidad religiosa. Las fábricas de hormigón, consiguieron con sus espacios funcionales y ligados al trabajo, poner al pueblo en marcha, creando una civilización armoniosa, en entornos de tradición preindustrial (como en el caso de Rezola, o Fruges), con plena participación social y de unánime fe en la acción y la fuerza del trabajo. 

La aparición de la industria electrificada y moderna, trajo de la mano de algunos industriales ilustrados, la ciencia y la técnica para el desarrollo, que dota de infraestructuras al territorio, vías férreas para el transporte y la comunicación de los trabajadores o aporta el mecenazgo para el desarrollo de sus actividades, más allá del puro trabajo.

En el caso de Rezola y Añorga, La cementera se implanta en un contexto de toponimia, que habla de errekas(cauces) y molinos, de piedras y cal. Allá donde las aspas y la fuerza del río, rompieron ya una vez la piedra, se colocan las nuevas tolvas modernas de Rezola. Tradición y modernidad, lo rural y lo urbano, el pueblo y el barrio, pugnan en un contexto industrial que hoy podemos ya valorar correctamente, con la distancia que aporta el tiempo.

El antiguo espacio de trabajo se ha convertido en patrimonio, y este en un recurso educativo de primer orden. A través del estudio de algunos ejemplos de nuestras fábricas, tendremos al alcance de la mano ejemplos maravillosos del empleo audaz del hormigón armado, que nos ayudan a tratar y comprender, los temas de la antropología social del siglo XX y la insólita arquitectura de la industralización.
Con el taller Fabrika!, tratamos de interpretar de manera constructiva la implantación industrial, el desarrollo social al rededor de la fábrica Rezola y las sucesivas intervenciones de la cementera en el entorno de Añorga a lo largo de los años, para de paso, celebrar el 15 aniversario del Museum del Cemento con las familias. Por ello felicitamos a todos por el trabajo en equipo y la maravillosa tarde que pasamos tod@s junt@s en el frontón.
Zorionak Rezola!!


Etiquetas: , , , , , , , , ,